Pasar al contenido principal

La mediación

Mediación en Herencias

La pérdida de un ser querido es una de las situaciones más duras que podemos vivir, tras ella en ocasiones surgen conflictos derivados de la herencia del fallecido que pueden generar enfrentamientos y distanciamiento entre familiares. Las emociones juegan un papel fundamental y se mezclan asuntos relacionados con la percepción de cada parte del pasado y la valoración subjetiva que se le da al reparto, diferentes interpretaciones que dificultan la comunicación entre los miembros de la familia e impiden llegar a soluciones válidas para todos, dilatándose el conflicto en el tiempo con el coste económico y emocional que conlleva.

La mediación permite abordar estas situaciones de forma pacífica y resolver las discrepancias sin necesidad de acudir a un procedimiento judicial, ayuda a mantener los lazos familiares y consigue elevar la autoestima y la eficacia de los participantes, siendo un procedimiento muy adecuado en conflictos hereditarios.

La mediación ayuda a mantener los lazos familiares, además de ser el procedimiento más adecuado en este tipo de conflictos, ya que permite abordar la situación de forma pacífica y resolver entre ellos las discrepancias sin necesidad de un procedimiento judicial.

Entre las situaciones conflictivas más comunes en temas de herencias encontramos:

 
  • Desacuerdos entre herederos realcionados con el reparto.

  • Discrepancias entre los herederos y el cónyuge viudo/a.

  • Discrepancias con segundos cónyuges, hermanos sólo de padre/madre o con otros familiares.

  • Asuntos relacionados con el inventario de bienes y su valoración.

  • Incumplimientos de legados o disposiciones testamentarias.

La mediación también es una buena medida para adelantarse a situaciones futuras en el reparto del patrimonio, para hacer respetar las propias decisiones por los miembros de la familia, así en mediación también se puede:

 
  • Testar y dejar claras las voluntades, facilitando que el reparto futuro entre herederos sea aceptado y no genere conflictos.

  • Nombrar las figuras que pueden facilitar el inventario, la valoración o la adjudicación de los bienes heredados, como son el albacea o el contador partidor y

  • Incluir condiciones que faciliten el uso de formas pacíficas, como la mediación, en caso de conflictos en el reparto.

 

La mediación es una buena herramienta cuando la relación entre las partes es en sí un valor, su uso aporta grandes beneficios en conflictos ocasionados por las herencias.